‘Quiero ser como tú’, y yo como tú.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram

Quererse, valorarse y aceptarse a uno mismo desde lo que es y lo que su cuerpo le ofrece. Ese es el aprendizaje que todos los animales de la selva se llevan desde el momento en que se dan cuenta que serpiente vive sin preocupaciones. Ellos, en cambio, sólo ven sus carencias y aquello que tiene el otro, aquello que querrían para sí mismos.

Cambiar, ese es el plan y en esa búsqueda cada uno de ellos pierde algo de si mismo: su esencia. La que les hace únicos, diferentes e irrepetibles. Ser quien no somos es difícil de sostener. En ese momento comprenderán que desean ser como serpiente en su gran virtud ¡el amor propio!. Gustándose y valorando sus virtudes, aceptando sus defectos.

Encuentra tu virtud y quiérete, ¿cuál es la tuya?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *