Ya conocéis mis recomendaciones para comenzar a incluir la lectura en la vida de vuestros hijos e hijas. Los cuentos no son sólo leer, sin más, son momentos en familia, momentos tranquilos a disfrutar, recorrer mundos apasionantes y para que lo vivan deben tener acceso a ellos desde que se mantienen sentados. No es lo mismo ver un cuento que tocarlo y sentirlo pasando sus hojas porque esta parte tan importante forma parte del amor por la literatura que se irá forjando.

Por eso, y aunque me repita: cuentos de cartoné para los más pequeños así evitaremos roturas, a su altura para que puedan disponer de ellos cuando lo deseen y, preferiblemente, cantados o con sonidos que emitamos y capten su atención. Lo mejor es que pronto le oirás contándoselo a sí mismo y entonces, la satisfacción del buen trabajo será plena.

Sobre esto que te cuento, Kalandraka con Antonio Rubio y Óscar Villán entienden mucho. Por eso ¡han ampliado la colección de La cuna a la Luna con cuentos como ‘Frutas’!

¿Cantas conmigo?

Pin It on Pinterest

Abrir chat
1
¡Hola!
Dime, ¿en qué puedo ayudarte? No tardo en responder, prometido😉
0

Tu carrito