Durante mi embarazo, Adriana me planteó que quería hacer un regalo a Joel cuando naciera. Un cuento, me dijo. Tras varias opciones se decidió por preparar para él toda la colección Cereza de Combel, al que pertenece este título ‘Ñam ñam’. Sí, compramos todos los que en ese momento estaban disponibles, me parecía un regalo muy dulce y no puse límites. Cada día me los pedía, quería estar preparada cuando naciera su hermano, aprendérselos y cantárselos ella. Me imaginaba la escena ¡y me emocionaba!

No sé equivocó, ni yo tampoco al imaginarme los momentos que vivirían compartiéndolos. Comprenderéis que tenga especial cariño a esta colección, los recuerdos me inundan cada vez que paso una de sus hojas. Me encanta.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *