30 cuentos ¡RECOMENDADÍSIMOS! de 3 a 6 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram

El mundo de los cuentos infantiles es tan inmenso y enriquecedor para pequeños y grandes que me encanta sentirme dentro de él. Esta edad es crucial para despertar su amor infinito por la lectura, para crear grandes lectores en el futuro y que se empapen de cultura, de historias. Fomentar, así, su imaginación, sentirse personajes de aquello que leen y llegar a lugares tan impensables como extraordinarios acariciando hojas llenas de aventuras.

Para crear esta necesidad y valorando esta edad tan importante, te doy un consejo: busca el equilibrio entre las lecturas con valores importantes y la diversión en ellos. Llena tu biblioteca de libros con historias llenas de sentido y enseñanza pero también con los que generan carcajadas incontrolables porque, si eres lector o lectora, ¿recuerdas cuál fue el libro que te llevo a leer de forma descontrolada? Seguro que dibujó una gran sonrisa en tu rostro haciéndote disfrutarlo, entonces no hubo marcha atrás. Y ahora sí, empezamos con esta gran selección.

· La casa de Tomasa. No podía empezar con otro, lo hemos leído tanto en mi casa que siento que Tomasa ya es una más ¡casi la empadrono con nosotros! Un divertido cuento, en rima y con un patrón de repetición que engancha, junto a sus más de 50 ventanitas que tendrás que abrir para descubrir a los personajes. Te lo aprenderás de memoria, ya verás, ‘y esta es la casa que hizo Tomasa’

· Voy a comedte. Este lobo intenta hacer su papel de temible y hambriento pero no se le da nada bien. Por eso, la tomadura de pelo de dos conejitos más un pequeño problemilla de dicción causado por un pelo en la lengua da un toque de humor a su historia. Uno de los cuentos que hará que las risas se escuche muy alto en vuestra casa y lo colocará entre los favoritos.

· Las jirafas no pueden bailar. Un pop-up alucinante con una historia conmovedora. Un cuento que nos invita a creer en nosotros mismos. ‘Todos podemos bailar, al ritmo que más nos gusta’ así es, no te pongas obstáculos, tú puedes, sólo debes buscar la manera. Sí, esa en la que te sentirás cómoda porque así lograrás alcanzar tus sueños. Cada uno debemos buscar la nuestra porque todos somos diferentes.

· ¿Jugamos?. Jugar con los cuentos es la clave para quererlos y formar grandes lectores en el futuro. Todo empieza con un simple punto que apretando nos llevará a un mundo de interacciones. Cada página te llevará a una nueva propuesta donde los puntos harán de las suyas cambiando de color, multiplicándose, saltando… ¡prepárate para disfrutar de este libro mágico que les cautiva fácilmente!

· Así es mi corazón. ‘Mi corazón es como una casita. Dentro pasan muchas cosas ¡y están todas revueltas! Hay risas ruidosas y días con lluvia, enfados grandotes y ganas de saltar a la pata coja. Hoy voy a abrir la puerta de mi corazón para invitarte a pasar’. Un cuento para aprender a gestionarnos emocionalmente, nombrando cada emoción y dando ejemplos para saber identificarla con facilidad, adentrarnos en su corazón nos ayudará a descubrir el nuestro.

· Adivina cuánto te quiero. Lo que más me gusta de este cuento es que no establece roles, son la liebre grande y la liebre pequeña siendo el lector quien defina a los personajes como mamá/papá-hijo/hija, abuelo/abuela-nieto/nieta,…Jugando a ver quién quiere más a quien nos adentramos en un mundo de ternura cuya frase final es un imprescindible en muchas familias ‘Te quiero hasta la luna ¡y vuelta!’

· Elmer. Este elefante multicolor está cansado ser diferente. Su idea para convertirse en un elefante gris, como el resto de la manada, le ayudará a entender que la diversidad es lo divertido de la vida y es justo lo que más valoraban de él ¡el mundo necesita la diferencia para brillar!

· Así es la vida.  La vida no es siempre como queremos que sea, ni siquiera como esperamos. Así es la vida. Todos deberíamos leer este cuento cada mañana para darnos cuenta que lo más grande que tenemos es un nuevo día por delante, puede que las cosas no salgan como queremos pero en nosotros está la capacidad de ver en ello un nuevo descubrimiento. Increíble para trabajar la frustración y las situaciones que nos descolocan a diario para poder disfrutarlas.

· El correo del dragón. ¿Qué sucede cuando, de repente, tienes un dragón de mascota? El protagonista de este cuento decide pedir ayuda, por eso escribirá cartas a las personas del pueblo que cree podrán ayudarle. Cinco cartas que tu sacarás del sobre y leerás ¡no me digas que no es divertido!

· Estamos aquí. Me gusta el tema que trata y como lo trata. Toda la información que tiene en sus páginas, la humanidad que demuestra, el amor a nuestro planeta y el agradecimiento a todo lo que nos da.  Enserio, este cuento está lleno de frases para enmarcar, de ideas y valores preciosos que todos deberíamos llevar por bandera porque lo importante es cuidarnos y cuidar a demás.

· Tengo un volcán. Perfecto para trabajar la gestión de nuestros enfados. Les dará herramientas para identificarlo y saber qué hacer con ello. El símil del volcán ayuda mucho, cuando estamos enfadados el volcán se enciende y ¡explota! Entonces todo quema e incluso, asusta. Te sorprenderá como los pequeños lectores lo ponen en práctica de una forma tan sencilla.

· El pedo más grande del mundo. Sumamos al tema escatológico una gran enseñanza: nunca subestimes a nadie por su aspecto y forma física. Un divertido cuento en el que hacer sonidos de pedos hará las risas de todos. Además, en este periodo tan sensible del lenguaje imitar estos sonidos con tanta vibración les ayudará con algunos fonemas.

· Orejas de mariposa. Puede que Mara tenga las orejas grandes pero a ella no la importa nada. Este cuento nos enseña a gestionar el acoso. Permitiéndonos darles herramientas para actuar si lo sufren tanto como para evitar que sean ellos quien lo lleve a cabo. Mara es feliz, se siente bien, su autoestima es plena y por ello las respuestas que da a las burlas que sufre, la llenan de poder.

· La vaca que puso un huevo. ¡Qué disparate de historia! Eso es lo que la hace tan divertida. Macarena no para de compararse con los demás. Se siente inferior, ha perdido la autoestima y sólo se centra en sus defectos. Es cuando entra en juego la amistad incondicional para darle un empujón emocional, tanto se hace Maca protagonista de la historia que despierta las envidias y dudas de las demás vacas.

· Marcelina en la Cocina. Risas aseguradas gracias a la rima que nos cuenta el gran intento de Marcelina por contentar a su sobrina con una magnífica sopa. Entre que la cocina no es su mejor virtud y aceptará sus limitaciones, que los consejos de sus amigos hacen la historia muy disparatada y las onomatopeyas que nos llevan a la carcajada, entenderemos con Marcelina que la grandeza se encuentra en lo más sencillo estando rodeada de una amistad enorme y deseada.

· La gran fábrica de las palabras. ‘Existe un país donde la gente casi no habla. Es el país de la gran fábrica de las palabras. En ese extraño país, hay que comprar las palabras y tragárselas para poderlas pronunciar’. Nos invita a reflexionar sobre  lo que no decimos con nuestras palabras pero sí con nuestros gestos y actos. El dinero puede comprar muchas cosas, con gran esfuerzo, pero nunca el corazón de los demás. Ahora dime, si hablar costase dinero, ¿qué palabra escogerías?

· La vocecita. Un cuento que comienza cuando Perico quiere hacer caca, una anécdota escatológica sirve  para enseñar normas de higiene, respeto a los demás, hacer nuestros y enmendar los errores cometidos. Hablamos, también, de nuestra conciencia. Una historia que nos sorprende a todos arrancando unas buenas carcajadas.

· Monstruo rosa. Un grito a la libertad y tolerancia. Comprender que la diversidad es lo que da valor a nuestra sociedad, que en la diferencia está el gusto. Además es importante reconocer nuestra propia identidad, aceptarla y respetarnos a nosotros mismos. Todos estos valores se esconden tras este título donde las ilustraciones brillan y los monstruos toman una connotación amigable sin rasgos de género.

· Te quiero (casi siempre). Una historia de cariño y respeto donde ambos aceptan las diferencias del otro y se adaptan, buscando un equilibrio para también sentirse cómodos consigo mismos y no perder su esencia, para convivir en armonía. Recomiendo leerlo a cualquier edad ya que es la base de la inteligencia emocional permitiéndonos entender los momentos de los demás y apreciar la diversidad.

· ¡Qué vienen los piratas! Tom es el encargado de avisar a todo el pueblo de la llegada de los piratas ¡menuda responsabilidad! tanto que sus falsas alarmas hacen que los habitantes del pueblo se cansen y cuando llegan los temibles piratas, nadie se esconde. Perdón, ¿he dicho temibles? Un divertido cuento con el que desterrar antiguos prejuicios.

· El hilo invisible. Tras conocer el secreto que guarda nuestro ombligo nunca más nos sentiremos solos. Un cuento sobre los vínculos que nos unen con quien más queremos, y sobre cómo a menudo las cosas más importantes son las que no se ven.

· Mi monstruo y yo. El miedo es una emoción desagradable que va con nosotros. Cuando esta emoción nos impide desarrollarnos día a día, debemos hacerla frente, reconocerla, saber que está ahí, agradecerle su función y, entonces, seremos más grandes que el miedo. Haremos como nuestro protagonista, entenderemos que el miedo irá en nuestro bolsillo siempre, con nosotros a todos lados pero seremos nosotros quienes le daremos el valor real en cada situación que afrontemos y no permitiremos que el dé ese valor por nosotros.

· Cómo atrapar una estrella. Cada noche este pequeño personaje mirará las estrellas deseando tener una y entonces, buscará las maneras de alcanzar su sueño. Muchos serán un fracaso que tomará como aprendizaje y no desistirá. Esfuerzo, resolución de problemas y búsqueda de además de perseverancia y creer en nosotros mismos son los ingredientes para no abandonar aquello que deseamos conseguir.

· El cazo de Lorenzo. Un cuento de expresiones y dibujos sencillos para un mensaje profundo. Un cuento que nos habla de inclusión social, de equidad con las personas con diversidad funcional. Una historia de superación llena de metáforas. Es el día en que a Lorenzo le muestran cómo hacer de su cazo un aliado, es el momento en que muestra al mundo lo que es capaz de hacer. Un cuento que todos debemos leer cuando sentimos dificultades insuperables.

· La cebra Camila. Según nos hacemos mayores no escuchamos los consejos fraternales reivindicando independencia. Con ello, viviremos experiencias y cometeremos errores de los que aprender, como Camila. Su familia lo entenderá y permitirá que se libere de su infancia siendo ella quien camine ahora. Conocerán nuevas personas dispuestas a conocerla, saber qué la sucede y en qué la pueden ayudar dándole algo suyo para que se sienta mejor. Un relato de solidaridad, empatía y generosidad.

· El pequeño conejo blanco. Nuestra valentía no depende de nuestro tamaño, sólo de nuestro coraje sin limitaciones. Esta cabra esa una abusona, no lo vamos a discutir, nadie puede quitarnos lo que es nuestro aprovechándose de su superioridad física. Aun así vuelve la enseñanza frente a un texto repetitivo, en el que defenderemos lo nuestro con inteligencia y gallardía. Es importante resaltar la necesidad de saber pedir ayuda cuando lo necesitamos, sin miedo, sin pudor. Así como la posibilidad de negarnos a darla si vemos que no podremos afrontar la situación que nos plantean y de respetarlo, como hace este pequeño conejo.

· De mayor quiero ser… feliz. Seis cuentos para los más pequeños sobre las emociones y cómo aprender a gestionarlas. Un libro para educar las emociones mientras aprendemos y les damos herramientas para afrontarlas con positividad y mucho crecimiento personal.

· La oruga impaciente. Prepárate para reíros mientras aprendéis cómo la vida crece y evoluciona. Comprender la paciencia y su importancia, además del amor por la naturaleza. Conocer los ciclos de vida de animales tan maravillosos como las mariposas para comprender que todo lleva su tiempo.

· ¡Sólo es uno! Vivimos en sociedad y la convivencia debe centrarse en el respeto a los demás y todo lo que nos rodea. Cuando el primero de los habitantes de Villadichosa tira un envoltorio al suelo todo cambia, dejan de dar valor a sus acciones, lo que impactan en el medio ambiente y en sus vecinos. Nuestras accionas importan mucho. Hablemos de civismo.

· Daniela pirata. ¿Ser pirata es sólo cosa de chicos? Eso no es lo que piensa Daniela. Puedes ser lo que quieras ser. Daniela demuestra a los tripulantes del Caimán Negro que se equivocan y que su valor no está en su género. Un cuento que rompe con los estereotipos de género.

Seguro que podríamos llenar un post más con otros treinta títulos que, al menos, recomendaríamos leer una vez en la vida. Por eso, no dudes en dejar tus recomendaciones en comentarios para poder hacer esta lista mucho más larga y quién sabe si hacer una segunda parte de este post 😉

Recuerda que gracias a la lectura de cuentos crearás maravillosos recuerdos que vivirán por siempre en los más pequeños y pequeñas de la casa. Momentos que les crearán una sonrisa al pensar en ellos y ese es otro valor, otro aprendizaje de vida que jamás olvidarán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *